Astrología y salud

David Tredinnick, un parlamentario conservador británico, ha propuesto incluir la astrología en el servicio nacional de salud del Reino Unido. Dice que “la astrología es una herramienta de diagnóstico muy útil para ver las fortalezas y debilidades a través de la carta astral”. Aparentemente no habría que hacer tantos análisis ni pruebas caras puesto que con la posición de los astros al momento de nacer los médicos ya pueden averiguar las enfermedades que afectan a los pacientes.

Naturalmente hay quién ha puesto el grito al cielo y otros muchos se lo han tomado a cachondeo. Es evidente que esto es un disparate, verdad?

Pero, por qué motivo?

Insisto. Por qué motivo consideramos que usar la astrología como herramienta terapéutica de salud es un disparate? Muchos periodistas considerarían la pregunta casi insultando, y con razón. La astrología es una creencia que no se basa en datos contrastables. De hecho, cuando intentas contrastar el que afirma, sus predicciones y sus fundamentos, es muy fácil ver que no resiste un análisis serio. El único argumento en favor es que hay mucha gente que se mira los horóscopos y a veces aciertan. En realidad esto no es un argumento, y que ocasionalmente acierten ya es previsible aunque sea sólo por azar. Por lo tanto, ninguna persona sensata se lo plantearía seriamente.

Pero entonces se hace difícil entender por qué motivo todos estos razonamientos se desvanecen en otros temas que funcionan igual y que tienen el mismo problema: no resisten el análisis científico. Aquello de mirar los datos, comparar, analizar el fundamento teórico y verificar el que se afirma. El único que se hace mejor es disfrazarlo de conocimiento científico. El interesante es que, cada vez con más frecuencia, hay medios de comunicación que dan por buenas terapias basadas en argumentos similares al horóscopo sin ningún problema.

Podemos encontrar fácilmente artículos que hablan de cáncer y que acaban comentando la utilidad de las medicinas alternativas más imaginativas e inverosímiles. Programas enteros dedicados a curanderos. Para no hablar de las entrevistas a personajes curiosos que aseguran poder curar cualquier enfermedad con métodos poco probables y sin necesidad de demostrarlo. Todo esto contribuye más del que parece a hacer pensar que son cosas serias. Recordáis muchos artículos de economía que acaben sugiriendo usar los horóscopos para decidir donde invertir en bolsa? Seguro que alguna vez alguien ha usado el horóscopo para invertir y le ha funcionado! De hecho, hay webs que ofrecen estos servicios! Aún así, ningún medio de comunicación que se considere serio se plantearía incluir la astrología en los análisis económicos. En cambio, estos mismos medios encuentran perfectamente normal incluir el equivalente en el horóscopo en temas de salud.

Os imagináis alguien acusando a los economistas de negarse a usar la astrología porque es trueque y no interesa? Este mismo argumento se usa en otros muchos casos sin ningún problema. A veces se acusa a los médicos de no querer debatir las virtudes de ve a saber qué terapia. Os imagináis físicos aceptando de ir a discutir con alguien que defiende que la Tierra no es redonda? Los tendríamos que acusar de estar cerrados a nuevas ideas?

Pretender incluir la astrología en el sistema de salud es demencial. Pero deja de hacer gracia cuando te das cuenta que quién lo propone está en los comités de salud, ciencia y tecnología de la Cámara de los comunes. Y teniendo en cuenta el nivel de conocimientos de muchos políticos de por aquí y el poco rigor de muchos medios de comunicación no será extraño ver cosas similares por nuestras comarcas más bien que tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *