¿Cómo mantener la casa caliente?

En épocas frías, de invierno o por las noches, es imposible mantenernos del todo calientes. Gran parte de las veces no es suficiente un par de sabanas gruesas o apagar el ventilador y la consola de aire acondicionado.

Trucos para mantener una casa caliente y abrigada

Algunas casas tienen chimeneas para mantener una temperatura cómoda, pero no todos tienes esta posibilidad, te proponemos como diferencia un calefactor. Entonces, ¿de qué forma puedes mantener tu casa caliente y acogedora?

Pues bien, sé que estás buscando alternativas accesibles, que no te generen demasiado esfuerzo y no impacte tu bolsillo.

Aquí te ofreceremos algunos trucos y/o consejos bien explicados de lo que deberías hacer para mantener la casa caliente sin tener que llegar a los extremos de sudar. La idea de este artículo es que te puedas sentir cómodo estando en tu casa y puedas disfrutar de una temperatura óptima.

Utiliza papel aluminio

  • No se trata que lo utilices en ti, te envuelvas en él y listo. Se trata que lo utilices en algún radiador que tengas instalado dentro de tu casa. Detrás de estos aparatos, se expele muchísima cantidad de calor que se transmite principalmente a las paredes y el suelo.

persona con zapatillas de estar por casa y una taza de cafe

  • Si aún no lo sabes, el aluminio es perfecto para aislar la temperatura, por lo que si utilizas este material en la superficie donde el calor generado por el radiador incide, estarás aprovechando mejor esta fuente de calor.
  • Inclusive, puedes utilizar el que venden en las tiendas para envolver alimentos y demás. Pero si lo prefieres, puedes comprar papel aluminio el cual está especialmente diseñado para estos casos.

Mantén todas las ventanas cerradas y utiliza cortinas gruesas

Muchos llegan a pensar que por solo tener una ventana cerrada sin ningún tipo de recubrimiento bastará para aumentar o conservar la temperatura dentro de la casa.

Esto no es del todo cierto y todo dependerá de ciertos factores como lo son:

  • El tipo de ventana.
  • La calidad del material con el que está hecho la ventana.
  • El diseño (Si tiene espacios huecos o pequeñas ventilaciones que tienen en sus diseños).
  • No es lo mismo una ventana que esté hecha a base de madera a uno que es completamente de vidrio o de metal. Inclusive, el diseño que estas pueden tener influirá en la temperatura.
  • Es decir, si su diseño es tal que permite el paso de pequeñas corrientes de aire o no. Para darle una solución simple a esto, deberías utilizar pastas selladoras para cerrar esos pequeños espacios por donde entra el frío.
  • Además, si posees ventanas en tu casa que son corredizas o se abren y cierran, te recomendamos que utilices cortinas de un material grueso. Esto actuará como una especie de barrera que evitará que las posibles de aire incidentes solo lleguen a las cortinas y no pasen hacia otro lugar.
  • Además, que el aire frío se retendrá en las cortinas, manteniendo el entorno sin variación en la temperatura.
  • Aunque también puedes variar el material de las cortinas. Esto con el fin de lograr que la luz solar y el calor logren penetrar las cortinas durante el día y que por las noches el aire no pueda pasar. Pero si no quieres tanto trabajo y protocolo, simplemente compra cortinas herméticas y listo. Problema solucionado.

Cierra todas las aperturas que permiten el paso del aire

  • Aunque esto es importante también, debes tener mucho cuidado con este punto. La idea es que tu casa se encuentre ventilada para que no termines sofocado por la cantidad de dióxido de carbono.
  • Por esta parte es bueno que la casa tenga aperturas y ventilación “natural”. Pero, como tu caso es que quieres mantener la casa caliente, pues lo que debes hacer es tapar completamente esos pequeños espacios y huecos por donde creas que el aire pueda entrar.
  • Y dado a que todo estará cerrado (en un caso hipotético), necesitas controlar la circulación de dióxido de carbono dentro de tu hogar. A fin de cuentas, respiras aire y exhalas CO2.
  • Para ello, puedes dejar alguna ventana abierta en la sala o baño o utilizar algún filtro o purificador de aire. Son aparatos perfectos para mantener los niveles de CO2 en condiciones ideales para las personas.

Considera abrigar los elementos de tu casa

  • Por sentido común, se sabe que un mueble que está abrigado con tela o tiene una cubierta gruesa genera una sensación de confort más o menos similar a la de una cama.
  • Este mismo principio se aplica para todos los muebles y partes de tu hogar. Es decir, si tienes la posibilidad, trata de abrigar cada mueble que tengas, no solo te limites a colocar cortinas y ya.
  • Una opción excelente es colocar alfombras gruesas de con un color oscuro. Trata de recubrir de madera esa pared que por lo general es más fría que el resto.
  • Por más increíble que te pueda parecer, la madera es un perfecto aislante, te mantiene abrigado por las noches y del frío y por el día, mantiene tu casa fresca. Así que si tienes pisos de madera, paredes y techos de madera, créeme que el frío no será un problema.

Aquí te hemos proporcionado 4 de los mejores trucos y/o consejos que puedes conseguir por la web. Aplícalos y verás que la temperatura dentro de tu hogar se mantendrá calidad y no bajará.

Así pues, te invitamos a que nos sigas y guardes esta página en tus favoritos para que siempre estés al tanto de nueva información como esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *