¿Cómo reducir el consumo de café?

¿Eres de los que piensas que no puedes comenzar con tus actividades diarias sin una buena taza de café cuando te despiertas? Puede suceder que algún día vayas a realizarte un chequeo de salud rutinario y tu médico de confianza te recomiende reducir el consumo de café.

Lo bueno y lo malo del consumo de cafeína

Pero tranquilo, que no se te venga el mundo abajo. En este artículo te contaremos cuáles son los efectos negativos del café para tu salud y qué es lo que puedes hacer para reducir y controlar su consumo.

Todos los días sentimos la necesidad de tomar café, como algo que nos aporta una mayor energía e incrementa nuestra capacidad de acción y atención.

Es que esta tiene activos que influirán directamente en nuestro estado de ánimo y la capacidad de alerta, algo que le gusta mucho a las personas que lo consumen y que para muchos profesionales de la medicina puede traducirse en un uso de esta como “droga psicoactiva”.

Entre otros factores beneficiosos que puede tener el consumo de cafeína en nuestro organismo, se conoce que su consumo es una forma de protegerse contra el párkinson, una mejora aparente en nuestra capacidad de memorizar e incluso puede reducir nuestro apetito, pero ningún profesional de la nutrición la recomienda con estos fines.

Pero también tienes que ser consciente de que existe una contracara en el consumo de cafeína y muchos inconvenientes para tu salud en general.

El aumento de los nivele de toxicidad es uno de estos problemas, así como también efectos adversos en los huesos, que tiene que ver con una baja en los niveles de calcio, algunos problemas cardiovasculares y trastornos en el comportamiento, así como también problemas en la reproducción para las mujeres.

Estos efectos negativos del café se conocieron mediante una recopilación de aproximadamente 400 estudios, que avalan la teoría de la nocividad del café consumido en grandes cantidades, por lo que una regulación y reducción en el consumo de cafeína diaria será lo indicado para una mejor salud.

¿Cuáles son los niveles de cafeína diarios?

  • Tomando en cuenta los resultados de estos estudios, diferentes estudios realizados por especialistas llegaron a una convención de la cantidad del consumo de café que las personas deben tener para que esto no signifique mayores inconvenientes para su salud.

taza de cristal llena de granos de cafe

  • Se ha concluido en que un consumo responsable de cafeína diaria sería de 400 miligramos, que es el equivalente a cuatro tazas diarias., que pueden llegar a tener entre 75 y 170 miligramos de cafeína aproximadamente.
  • En mujeres embarazadas, los expertos dicen que un consumo desmedido de cafeína puede llegar a traer determinados problemas tanto en la reproducción como en el desarrollo del bebé, por lo que el consumo diario de este está reducido a entre 300 y 200 miligramos, siendo esta última medida lo que recomiendan tanto los ginecólogos como los obstetras.
  • En el caso de los niños, el consumo de cafeína también debe ser reducido y este tendrá que ver directamente con el peso del mismo. Tanto los niños como los adolescentes deberían consumir entre 2 y 3 miligramos de cafeína diaria por cada kilo.

Reduciendo el consumo de café

  • Para llegar a los niveles estipulados y no excedernos en la cantidad de café tendremos que ser voluntariosos y persistentes. Pero además, puedes llevar determinadas conductas que te ayudarán a reducir de mejor manera el consumo.

Estos son algunos consejos para que no bebas tanto café a diario y tu organismo te lo agradezca:

Ten diferentes hábitos de consumo

  • ¿Eres de los que toman más de 4 tazas por día? Llevar un conteo de la cantidad de tazas que llevas consumidas y reducirlas será uno de los primeros factores y más directos para bajar el nivel de cafeína de tu cuerpo.
  • Puedes comenzar paulatinamente, por ejemplo, reduciendo durante una semana ese café que bebes luego de que terminaste de comer.
  • Luego puedes seguir reduciendo ese café que tomas entre medio de la mañana y la media tarde, para que solamente te queden esos cafés que acompañarán tu desayuno y tu merienda. Ir de a poco reduciendo las cantidades te ayudará también a que te vayas acostumbrando.

Realizar más ejercicio

  • Cuando hablamos de reducir el café que tomas también estamos hablando de reducir ese plus de energía que este te suele dar. Pero tienes que saber que existen formas mucho más naturales y saludables de tener mayor energía para encarar tus días, como lo es una buena rutina de ejercicios.
  • Comienza con rutinas de mañana y trata de no acobardarte al poco tiempo. Posiblemente al principio te notes un poco cansado, porque es un ejercicio al que no estabas acostumbrado. Pero en una semana notarás la diferencia y te sentirás mucho más enérgico para todo.

Beber más agua

  • Este es el líquido con el que tienes que suplantar el café. La cafeína tiende a deshidratar nuestro organismo, mientras que el agua te hidratará y hará que tu organismo tome más nutrientes que serán traducidos en energías.

Utiliza otras bebidas

Ese café de las mañanas se puede suplantar por saludables zumos de vegetales mezclados con frutas verdes.

Estos aportarán los nutrientes que necesitas para tener días mucho más activos y de esta forma dejarás de consumir café, como una forma de obtener mayor energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *