¿Cuál es el origen de las fundas nórdicas?

El origen de las fundas nórdicas se atribuye a la necesidad de conservar el calor en las camas, sin embargo en la actualidad cumple también la función de decoración con el conjunto de la habitación.

¿Qué son las fundas nórdicas?

Las fundas nórdicas son piezas textiles de forma rectangular donde uno de sus lados queda sin costura para poder introducir el relleno que usualmente es de plumón, fibra sintética, pluma o lana. A pesar de los años, las fundas nórdicas siguen siendo parte de la actualidad en los dormitorios de hoy.

Su peso depende del tipo de relleno utilizado pero la función es la misma, su uso se ha puesto de moda al punto de que es utilizada en todas las estaciones.

La preocupación del ser humano por mantenerse caliente durante la noche es muy antigua y su uso era reservado a las clases más pudientes, situación que hoy en día es diferente, sobre todo por la cantidad de telas y rellenos que existen y que son accesibles a gran parte de la población.

Las primeras creaciones surgen de la observación de las aves como ocas y patos que podían nadar en las aguas gélidas de los mares, por lo que se dedujo que su plumaje era un excelente aislante térmico.

Características de las fundas

El ligero peso y su comodidad permitieron la expansión a toda Europa, siendo en la actualidad una pieza fundamental en los hogares europeos.

Acolchado

Se diferencian del tradicional edredón porque el acolchado de estas últimas no tiene relleno y su peso es mucho mayor.

La variedad de telas y materiales de relleno que conocemos en la actualidad nos permite tener una gran variedad de modelos y colores con las que se puede hacer juego con el mobiliario, decoración o las paredes de las habitaciones.

Como elemento decorativo

Pueden ser utilizados como parte de la combinación de los tapizados, cortinas o sabanas y así lograr un ambiente agradable. Todo esto es posible debido a distintos colores, rayas, cuadros y los estampados disponibles.

Además de la variedad de estilos, texturas y calidad encontrarás fundas nórdicas para todos los tamaños, necesarios para que vistas tu cama con elegancia.

Lo que debes saber para elegir la mejor funda nórdica

Las fundas nórdicas tienen la preferencia de los compradores por su bajo peso y gran capacidad para proveernos del calor suficiente casi en cualquier época del año.

Las fundas que proveen de mayor capacidad aislante y conservación del calor en menor densidad son en definitivas los mejores, de allí la importancia de escoger el relleno adecuado, en tal sentido debemos conocer que existen dos tipos, los naturales y los sintéticos.

Los naturales son generalmente de plumas o plumones, estos últimos son los más cómodos y poseen mayor capacidad termoaislante. Su tamaño determina el volumen y es que a mayor tamaño será mejor su capacidad de vaporación de la humedad y su capacidad de disipar el calor.

Los rellenos sintéticos son desarrollados con altas tecnologías con capacidades antialérgicas, que evitan o repelen el polvo, la humedad y la formación de hongos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *