El Límite del sexo con los masajes eróticos

Como siempre ha sucedido, la “frontera” entre los masajes eróticos y el sexo, es bastante delgada, para no decir que es inexistente. ¿Quién querrá que le hagan este tipo de masajes, si no es con una segunda intención sexual?

En qué consisten los masajes con erotismo.

Si bien es cierto que, en algunos casos, estos masajes tienen fines terapéuticos, como sería el caso, por ejemplo, de la necesidad de liberar tensión sexual, también es verdad que, en la gran mayoría de los casos, quienes practican y, por supuesto, quienes se hacen practicar este tipo de masajes, siempre estarán ad portas de una relación íntima completa.

Por más que un establecimiento, en el que se practican masajes eróticos, se presente como el “más profesional” o, si se quiere, como el que cuenta con “masajistas expertos y con gran dosis de profesionalismo y seriedad”, la verdadera finalidad es ofrecer servicios sexuales completos.

Prueba de lo anterior, es que cuando  se trata, por ejemplo, de un centro de masajes para mujeres, los masajistas suelen ser varones jóvenes, apuestos, vigorosos y que cuentan con un cuerpo bastante bien trabajado.

Sostener lo contrario o, si se prefiere, seguir insistiendo que no es así, es como tratar de “tapar el sol con un dedo”, teniendo en cuenta que el sexo, como tal e independientemente de que esté precedido de aparentes masajes erotizantes, es un gran negocio.

Y es un estupendo negocio, incluso, en internet. Es más que evidente que los masajes, sean del tipo de sean, no se pueden realizar virtualmente. Sin embargo, sí existen muchos establecimientos físicos que se promocionan en la Web.

Los masajes eróticos practicados por mujeres para los hombres.

masajes eroticos zentantraEn esta modalidad, también es más que evidente que las damas que hacen estos masajes, son mujeres hermosas, sexys y voluptuosas en muchos casos, para satisfacer los deseos, los gustos y las pretensiones sexuales de todos.

Estas chicas, se suelen presentar a la “sala de masajesvestidas con cierto aire de terapistas pero, la gran realidad es que, debajo de ese atuendo aparente, están vestidas (si es que lo están) con prendas excitantes y eróticas, que invitarán al cliente a pedir sexo completo.

No se piense que, por estar hablando en este tono, estemos dando entender que no estamos de acuerdo con esta modalidad de entregar sexo por dinero.

El sexo pago es, incluso, necesario desde el punto de vista social, al tiempo que es  casi que imprescindible para satisfacer los deseos de las personas (hombres, mujeres y homosexuales) que no lo pueden (o no desean) hacer con una pareja estable.

Para los homosexuales, esto es, para los gays y las lesbianas, también existen este tipo de servicios que, reiteramos, son más sexuales que terapéuticos.

Ahora, desde el punto de vista de lo placenteros que pueden llegar a ser los masajes eróticos, es más que obvio que, cuando se trata de masajistas (hombres y mujeres) experimentados en este ámbito, los masajes mismos suelen resultar un “maravilloso preámbulo” para tener sexo.

En fin y a todas estas, este tipo de masajes se pueden encontrar por decenas (por no decir que por “centenares”), ofrecidos en nuestras calles y, por supuesto, en internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *