en qué te puede ayudar un abogado de accidentes de tráfico?

En otra publicación, tuvimos la oportunidad de plantear este tema desde el punto de vista de la responsabilidad (civil y/o penal) de un conductor que haya sido, eventualmente, culpable del accidente.

Pero, los abogados de accidentes de tráfico accigest actúan, también, en defensa de los derechos de las víctimas de estos accidentes.

Tal es el caso, por ejemplo, de los peatones y los motoristas atropellados y, como consecuencia, lesionados o muertos (en este último caso, reclamarán los herederos), a causa del accidente mismo.

Las actuaciones profesionales de este tipo de abogados especializados en accidentes de tráfico

abogadosEn un accidente de tráfico, siempre (o casi siempre, luego aclararemos) existe un responsable y una (o varias) víctimas perjudicadas.

Si bien la responsabilidad civil y/o penal se define, en última instancia, mediante sentencia debidamente ejecutoriada, esto es, en firme y que ya no admite más recursos, el manejo profesional de los abogados de accidentes de tráfico se debe iniciar, incluso, en la escena misma del accidente.

Si una persona (peatón) ha resultado atropellada y, como consecuencia, lesionada en su integridad física y/o moral, tiene derecho a reclamar una indemnización por daños y perjuicios siempre y cuando, eso sí, el peatón mismo, no haya sido el causante del accidente.

Tal sería el caso, por ejemplo, del peatón que cruza una calle imprudentemente y cuando el semáforo de los vehículos se encuentra en verde. La doctrina y la jurisprudencia española, ha llamado esta eventualidad como “culpa exclusiva de la víctima”.

Pero, cuando no se ha presentado culpa de la víctima (peatón) y, de paso, el conductor del vehículo causante del accidente ha obrado imprudentemente, existe todo el derecho a reclamar una indemnización integral, ya sea de común acuerdo o, bien, por vía judicial, demandando ante un juez civil.

Los abogados de accidentes de tráfico en defensa de los derechos de las víctimas

accidentePor “victima” en accidente de tráfico se entienden, además, los ocupantes (lesionados o fallecidos) del propio vehículo conducido por el responsable, los ocupantes del otro automotor que ha sido colisionado e, incluso, los propietarios de bienes (muebles o inmuebles) que han sufrido daños.

Aclaremos, de paso, que cuando resultan personas fallecidas, quienes podrán reclamar la indemnización, serán los herederos, mediante una figura legal que se llama “acción hereditaria extracontractual”.

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, anotemos que las indemnizaciones que se pueden reclamar, pueden ser por daños materiales y, también, por daños morales.

Los primeros, obedecen a los daños a los vehículos mismos, a los daños en la integridad física de la víctima, los gastos médicos necesarios para su recuperación, y a los daños causados a otros bienes que, reiteramos, pueden ser inmuebles (por ejemplo, un comercio afectado por la imprudencia de un conductor).

Los perjuicios materiales pueden ser por daño emergente (como todos los ejemplos a los que acabamos de aludir) o por lucro cesante, que vamos a  pasar a explicar sucintamente.

Por lucro cesante se entiende, a grandes rasgos, lo que la víctima ha dejado de percibir (dinero, normalmente) como consecuencia del daño emergente.

Así, por ejemplo, si la víctima es un próspero empresario que trabaja al frente de su empresa y, como consecuencia del accidente, quedó hospitalizado por cuatro meses, el lucro cesante está constituido por lo que ha dejado de devengar por su incapacidad.

Otro caso de lucro cesante, en el que actúan los abogados de accidentes de tráfico, es en el del comerciante cuyo establecimiento fue gravemente afectado por un conductor imprudente. Podrá reclamar lo que dejó de ganar en su comercio, como consecuencia de las reparaciones que interrumpieron su funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *