La fruta se vende como oro

Una marca limitada y restringida por las variedades de melocotones planos (paraguaios) que sirva para situar esta fruta como un producto de referencia a los mercados europeos. Esta ambiciosa propuesta es la que se ha planteado la cooperativa de segundo grado de Alcarràs (Segrià) Fruits de Ponent. Con ‘Oro de Ponente’, la entidad quiere “consolidarse en los primeros lugares a la comercialización de melocotones planos en el ámbito europeo en un segmento de gama alta y ofrecerlos entre mayo y septiembre”, explica Robert Perucho, director comercial de Fruits de Ponent.

frutaEsta estrategia se enmarca en el contexto de un cambio de imagen corporativa, en la que se ha creado un nuevo logotipo bajo el lema de la ‘buena fruta’. De allá surge la marca ‘Oro de Ponente’, que según el director general de la cooperativa, Josep Melocotonero, busca “llegar a varios tipos de consumidor, con envases diferentes para comercializar las variedades de melocotón y *nectarina”.

Fruits de Ponent, cooperativa de segundo grado formada por las de Alcarràs, Benavent-La Portella, Binaced y Ramell, produjo 75.000 toneladas de fruta en 2014. De estas, un 75% corresponden a variedades de fruta de oso y el resto de semilla. Todo y la exportación supone un 80% de la cosecha, el director comercial, Robert Perucho, comenta la importancia de mantener los mercados interiores. “De hecho, un 40% de nuestras ventas de melocotón plano van dirigidas al sido Espanyol”.

Con una plantilla de un millar de trabajadores y una facturación aproximada de 30 millones de euros, Fruits de Ponent ya hace tiempo que inició el camino de comercializar al exterior. Sus clientes se encuentran en las zonas tradicionales de consumo centroeuropeas, como Francia, Bélgica, Alemania, los países nórdicos y del Europa del Este. Recientemente, se han incorporado nuevos mercados emergentes, como Malasia, Dubai, Brasil o Israel. De los primeros, destacan la cadena de distribución comercial ASDA, la segunda más importante del Reino Unido. De los segundos, Perucho recuerda la necesidad de “diversificar la oferta” para evitar problemas coyunturales como el veto ruso a los productos agroalimentarios europeos.
Los buenos precios que reciben los labradores por las variedades de melocotón plano y nectarina tiene su reverso. Existe un peligro de sobreproducción y un exceso de oferta a las tiendas y grandes superficies. Ante el riesgo, Perucho aconseja “fidelizar los clientes y vender a un precio competitivo, teniendo en cuenta que estas variedades cotizan una media de entre 10 y 20 céntimos por kilo por encima de otros más tradicionales y no tan demandadas”.

Otro de los retos pendientes de las cooperativas de fruta, como el caso de Fruits de Ponent, se encuentra en poder suministrar sus clientes durante todo el año, más allá del plazo clásico entre junio y septiembre. Para hacerlo posible y ganar dimensión, la entidad plantea alianzas comerciales con otras cooperativas. De momento, firmó un acuerdo de colaboración con Actel para mejorar el posicionamiento de la empresa ante los clientes que adquieren un gran volumen de fruta. El objetivo de la iniciativa es que el Oro de Ponente acontezca una marca que esté presente desde el inicio de la campaña en el máximo de mercados posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *