¿Por qué el morado es el color del feminismo?

Cada 8 de marzo se celebra en todo el mundo el Día de la Mujer, un día en el cual se busca la reivindicación dl sexo femenino, y por lo cual existe un movimiento feminista que aboga por la igualdad y la paridad con el género masculino en todos los ámbitos de la vida.

Particularmente al movimiento feminista se le asocia con el color morado, es el que vemos con sus banderas, camisetas, pancartas, pañuelos, etc., que puede ser de distintos tonos, pero es el que tradicionalmente se asocia con el mismo.

Al inundarse las calles del mundo durante las marchas feministas, no nos detenemos a pensar por qué el morado es el color del feminismo, pero resulta un tema interesante que no solo le importa a quienes lo defienden, es algo importante para todos, ya que el feminismo más que un movimiento, busca que las mujeres tengan las mismas oportunidades y derechos que los hombres, que durante décadas les han sido negados.

Si eres uno de los interesados en este tema, continúa leyendo este artículo donde te contaremos cómo es que el morado se convirtió en el color del movimiento feminista, que realmente no se sabe con exactitud, pero si hay varias teorías al respecto que te vamos a detallar.

El incendio que inició todo

Una de las teorías que existe sobre el por qué el movimiento feminista utiliza el color morado como identificación, es que en Nueva York, Estados Unidos, existió en 1911 una fábrica de blusas llamada Triangle Waist Company, la cual el 25 de marzo de ese año se incendió, acabando así con la vida de más de 146 trabajadores, donde 123 eran mujeres.

A pesar de que nunca se esclareció del todo el motivo por el cual se dio el incendio, hubo un factor determinante que enardeció a la opinión pública, y es que las trabajadoras de la fábrica no pudieron salir del sitio porque las puertas de esta se encontraban cerradas, ya que de esa manera la empresa evitaba que dichas mujeres salieran de sus puestos de trabajo antes de que culminara su jornada laboral.

Este hecho captó la atención de todos por las deplorables condiciones en las que eran obligadas las mujeres a trabajar en el sector textil de la época, y que dio origen a la fundación ILGWU, un sindicato que agrupaba a las trabajadoras y que fue uno de los más importantes de los años 20 y 30.

A partir de ese momento fue que se comenzó con la lucha para reivindicar los derechos de las mujeres, es decir, el origen del movimiento feminista.

Todo lo que te explicamos tiene que ver mucho con el uso del color morado en el feminismo, y es que se dice que ese 25 de marzo de 1911 cuando se incendiaba la fábrica en Nueva York, de las chimeneas de la fábrica salía humo de ese tono, morado, y que según era causado por las telas con las que trabajaban ahí, pero es algo que nunca se ha confirmado.

Otra teoría más básica sobre el uso del color morado en el feminismo, es que este se eligió por ser el resultado de mezclar el color rojo con el rosa, los cuales son los que principalmente se asocian con los sexos masculino y femenino, respectivamente.

Sin embargo, es importante mencionar que esta teoría apenas tiene 100 años y con el paso del tiempo ha ido cambiando, lo que podría hacernos dudar un poco sobre su veracidad, por más práctica que pueda parecernos su planteamiento.

El origen de esta teoría podría explicarse unos años antes de la Primera Guerra Mundial, ya que en los Estados Unidos para ese tiempo los niños solo eran vestidos de color blanco, sin importar el género que fuesen, pero después se comenzaron a utilizar los tonos pasteles de azul y rosa para diferenciarlos con su ropa infantil.

Color asociado a las almas de gran nobleza

Y la tercera teoría que explica el uso del morado como color del feminismo, menciona que es probable que haya sido por los orígenes del movimiento sufragista británico, que inició la lucha en 1908 con el Women’s Social and Political Union (WSPU), la lucha feminista, y que utilizaba entre sus filas los colores blanco, verde y el morado.

Para la época Emmeline Pethick-Lawrence, quien fue una de las activistas de mayor importancia del movimiento feminista, explicó que la decisión de utilizar dichos colores fue porque el blanco simbolizaba la honradez en las vidas políticas y privadas, el verde por significar la esperanza para un nuevo inicio; mientras que el morado por ser el color de los soberanos, simbolizaba la sangre que cada uno de los sufragistas tenía recorriendo por sus venas.

Aunque por muchos años se ha discutido cuál es el verdadero motivo por el que el morado es el color del feminismo, no se ha logrado identificar si alguna de estas teorías es real por completo, pese a que cada una de ellas tiene una razón de peso para que se creyera sin dudarlo.

Sin embargo, la gran cantidad de información que encuentras en la web, en su mayoría habla del incendio de Nueva York como la teoría más fuerte que explicaría el uso del morado para identificar al feminismo, así que no queda más que continuar con estas teorías latentes mientras que continúa la lucha para la igualdad de las mujeres en la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.